Diamante Mandarín

Diamante Mandarín


Pertenece a la Familia Estrildidae, así como otros “Finches” o “Diamantes” (Diamante de Gould, Manon, etc.) el Mandarino o Diamante Mandarin, [Poephila (Taeniopygia) guttata], es un pájaro de fácil adaptación que presenta una mezcla de colores envidiable.


Su distribución natural ocurre en Australia y también en las islas de Indonesia, próximas a Bali. Es un pájaro de fácil mantenimiento, que los torna muy populares en todo el mundo.


Alegres y dóciles, se indican los Mandarinos a quienes están empezando la creación de pájaros, por ser más resistentes a las enfermedades que las otras especies. A pesar de que no se ponen enfermos fácilmente, los Mandarinos pueden pelarse a si mismos, debido al stress causado por el apiñamiento, falta de espacio para volar, o aún, por falta de material para la confección del nido.




Estos pequeños pájaros, que pueden vivir hasta los 15 años de edad, alcanzan 9 cm de largo y deben mantenerse en dúos o en bando. No son pájaros para halagos o caricias, siendo la observación la actividad predominante para aquellos que los poseen o pretendan posee.


Reproducción:
Los machos poseen las patas y el pico de color rojo-anaranjado intenso. Presentan aún, las “mejillas” de coloración distinta, siendo el color naranja es más usual. Poseen listas negras y blancas en el pecho, lo que les confiere el nombre de “Zebra Finch”. En las hembras, el color del pico y de las patas no presenta las “mejillas” diferenciadas o las listas en el pecho.

Los Mandarinos son padres buenos, no abandonan a su nido y defienden a sus crías. Después de 11 ó 12 semanas de vida, las hembras ya están listas para la reproducción, pero no se aconseja el acoplamiento antes de los 6 meses de edad.

El macho construye el nido, utilizándose de pequeños trozos de cordel, gramíneas y algunas plumas caídas en el fondo de la jaula. Las hembras ponen de 3 a 8 huevos, que podrán abrirse después de 14 días. Los padres se revezan en la empollación. A los 21 días, las crías se ven listas para dejar el nido y con 4 semanas de edad ya pueden alimentarse solas.

Mantenimiento:
Para el mantenimiento del Mandarino, así como de para otros “Diamantes”, se recomienda una jaula más larga que alta, con por lo menos 45 cm de largo por 30 cm de ancho y 30 cm de altura. El nido puede ser de madera con un solo ingreso, con 15 cm de altura y 11 cm hacia los lados. Un comedor y un bebedero siempre bien limpio son muy importantes.

Evite poner la jaula en locales con corrientes de aire y oscuros. El baño de sol por la mañana es fundamental, pero no se los olvide allá, pues así como los humanos, se sienten acalorados muy rápidamente. Permita que los Mandarinos se bañen en un cuenco con agua, una actividad que les encanta.





Comentarios

Entradas populares